domingo, 17 de mayo de 2015

¿Donde esta tu tesoro?



El tema que quiero compartirles en esta entrada es simple. ¿Dónde está tu corazón?. Dice la Palabra que donde está tu corazón está tu tesoro. Se refiere a que pensamos, que está en nuestras preocupaciones, que es lo que nos desvela. Y yo diría que donde está tu tesoro también está tu cabeza, tu mente, tu tiempo y tu predisposición.

Donde esta nuestro corazón también nos dice que buscamos en esta vida. Cuando decimos: "Yo no soy egoísta", ¿realmente dedicamos tiempo para otros?. La vida moderna nos bombardea con celulares hermosos que deben cambiarse cada año (el que puede), o quedarán obsoletos. Marcas y modas que deben cambiarse. No está mal comprarse un teléfono bonito o una ropa de moda, pero, ¿vivimos para eso?. ¿Es nuestro meta solamente material?.

Esa es la diferencia en buscar cosas grandes, que llenan los ojos, y buscar las grandes cosas, que pueden ser pequeñas en tamaño, pero llenan el corazón. Una gran cosa puede ser un acto de amabilidad. 

Yo creo que cualquier extremo es dañino, y que debemos ser felices siempre que cumplamos con el mandamiento: "Ama a Dios con todo tu corazón... y a tu prójimo como a ti mismo"

domingo, 10 de mayo de 2015

LA ALEGRÍA ES SINÓNIMO DE ARMONÍA


La alegría no es el fin último de nuestra existencia o el propósito para que vivimos, pero es parte fundamental de ella.

Como lo afirmó Norman Peale, la alegría nos enseña cómo aprovechar al máximo las facultades de las que hemos sido dotados, como ser libres, como liberarnos de los conflictos, y como lograr un estado de armonía.

La alegría y la armonía son conceptos sinónimos, los elementos de nuestra vida funcionan cooperativamente, poseen una relación sincronizada con Dios y con los otros seres humanos.

Cuando estamos en armonía, mente, cuerpo y alma funcionan como una unidad y la efectividad en lo que hacemos es alta.



“Alégrense siempre en el Señor. Insisto,  Alégrense” (Filipenses 4:4)







domingo, 8 de marzo de 2015

Sobre la madurez






¿Cómo se contemplaba las etapas de la vida en las décadas pasadas?: A la niñez seguía la junvetud, que duraba poco tiempo, unos años; y ya de muy joven la gente ansiaba ser adulta.

La madurez era la etapa más deseada, hasta se puede decir que la vejez era reverenciada. Basta con ver alguna película antigua o hablar con gente mayor para comprobarlo.

Hoy, y de un modo forzado, queremos dejar todas las etapas para seguir siendo adolescentes toda la vida. Las publicidades, el marketing, promueven verse joven todo el tiempo y mantener un culto a la apariencia. Ser grande es un crímen, y los años una carga.

Las consecuencias de esta forma de vida repercuten en la  familia y pareja.  Los padres usan las mismas ropas que los hijos, van a los mismos recitales, se obsesionan con el culto a la juventud; quieren criar a los niños de una manera divertida, sin disciplina e irresponsablemente, dejando la tarea pesada a los psicopedagogos, la televisión, internet o los abuelos.

Pero como resultado indeseable, las relaciones amorosas se volvieron precarias y fugaces, temporarias. Pruebo y si no me gusta lo dejo. Tampoco hay lugar para la espiritualidad, sino que una pseudoespiritualidad liviana y sin esfuerzos.

¿Que implica la madurez?. Es responsabilidad, es mirar al pasado y comenzar a aceptarse a si mismo, es dejar de culpar a otros por nuestros errores, es preocuparse por los demás, es aprender a tener paciencia.

¿Qué destino tiene una sociedad de mayores que no quieren crecer?

Hay ritmos, hay etapas. Negar el paso del tiempo, resistirse a cumplir los ciclos de la vida, es un acto de egoísmo. Quien pretende mantenerse en una niñez o adolescencia interminable se desentiende del todo, de sus responsabilidades.



(Basado en el pensador Sergio Sinay y Zygmunt Bauman)

domingo, 17 de agosto de 2014

Sobre malos hábitos



Para que los cambios ocurran primero tenemos que cambiar nuestro interior, nuestra manera de pensar.
"Abandonar los malos hábitos sin cambiar la manera de pensar, es como cambiar un recipiente, pero quedarse con el contenido". Tarde o temprano el contenido sale a relucir. "Los milagros siguen a las mentes renovadas"

¿Quieres ver la gloria de Dios?, cambia tu manera de pensar.